La gran creación

!En su sabiduría divina, Uman se dio cuenta de inmediato de que Tibiasula podía ser una poderosa aliada en el proyecto de la creación, y pronto le pidió que uniera fuerzas con Fardos y él mismo para trabajar en la gigantesca tarea que les esperaba. Tibiasula, quien también estaba intrigada por la idea de la creación, se ganó fácilmente. Y así sucedió que había tres creadores donde antes sólo había dos, y juntos se pusieron a trabajar con renovado vigor. Esta vez, sin embargo, eligieron un enfoque diferente. Uman, cuya propia naturaleza lo destinaba a revelar secretos y obtener conocimientos, se había dado cuenta de que faltaba algo, un punto fijo, un cimiento firme sobre el cual se podía construir la creación. Sin él, no habría forma de concentrar las fuerzas creativas en bruto, y todos los esfuerzos de los dioses serían en vano. ¡Y así Uman inventó el tiempo!

Pero primero, había que crear el tiempo. Con este fin, todos los dioses combinaron sus poderes. Incluso Zathroth, la mitad malvada de Uman que desdeñaba abiertamente la creación, estaba fascinado por la idea del tiempo, y accedió a ayudar a los otros dioses mayores en su esfuerzo. Su oferta fue aceptada gustosamente, pues los otros dioses no sabían entonces lo que él había visto claramente desde el principio: Ese tiempo contenía una semilla de destrucción. Entendió que un mundo sujeto al incesante paso del tiempo estaría condenado a perecer lentamente, y por eso aceptó gustosamente ayudar en su creación. Y así sucedió que, por una vez, todos los dioses mayores trabajaron juntos y arrojaron sus poderes combinados al vacío. Y cuando por fin tomó forma en el vacío una enorme espiral, la columna de cristal del tiempo que iba a ser el fundamento de toda la creación, los dioses se regocijaron. Zathroth, sin embargo,

Zathroth se había opuesto a la idea de la creación todo el tiempo, y había jurado en secreto frustrar los planes de los otros dioses por cualquier medio necesario. Para ello les había ayudado en la creación del tiempo, y por eso finalmente decidió matar a Tibiasula. Le había guardado rencor a la diosa desde que fue creada porque detestaba compartir su estatus divino con otra deidad. Sin embargo, su disgusto se convirtió en un odio mortal cuando vio que Tibiasula llenó con éxito el vacío que él, Zathroth, había dejado al negarse a participar en la creación. Finalmente, se decidió a hacer lo impensable. Creó en secreto una daga de gran poder en la que envolvió todo su odio y su poder destructivo, un arma que era apta para matar a un dios. Luego se quedó esperando, esperando el momento perfecto. Y efectivamente ese momento llegó. Un fatídico día, cuando los otros dioses casi habían agotado sus poderes para acabar con la poderosa columna del tiempo, Zathroth aprovechó la oportunidad y se llevó a Tibiasula a un lado. Inocente y perfectamente inconsciente de las intenciones maliciosas de su compañero dios, Tibiasula era presa fácil. Zathroth clavó la hoja en su corazón con toda la fuerza que pudo reunir. Mortalmente herida, la diosa se hundió en el suelo, y de su cuerpo desvanecido sangraron los elementos de fuego, agua, tierra y aire, los componentes de su ser divino que habían sido arrancados de su antigua armonía por la vergonzosa traición de Zathroth. Zathroth clavó la hoja en su corazón con toda la fuerza que pudo reunir. Mortalmente herida, la diosa se hundió en el suelo, y de su cuerpo desvanecido sangraron los elementos de fuego, agua, tierra y aire, los componentes de su ser divino que habían sido arrancados de su antigua armonía por la vergonzosa traición de Zathroth. Zathroth clavó la hoja en su corazón con toda la fuerza que pudo reunir. Mortalmente herida, la diosa se hundió en el suelo, y de su cuerpo desvanecido sangraron los elementos de fuego, agua, tierra y aire, los componentes de su ser divino que habían sido arrancados de su antigua armonía por la vergonzosa traición de Zathroth.

Cuando se enteraron del acto atroz, Uman y Fardos se sorprendieron. Intentaron aferrarse a la moribunda Tibiasula, con la esperanza de evitar que se desintegrara en el vacío, que se les escapara de las manos como sus creaciones anteriores. Cuando todo lo demás había fallado, idearon un plan desesperado: decidieron tejer un poderoso hechizo que uniría el cuerpo desvanecido de Tibiasula a la columna del tiempo. Zathroth se rió burlonamente triunfante, pero esta vez cometió un error crucial, porque no escuchó con atención las palabras pronunciadas por Uman y Fardos, por lo que perdió la única oportunidad que tenía de aprender el secreto de la creación, un secreto que sería escondido de él para siempre. Uman y Fardos, sin embargo, pasaron a tejer los escurridizos elementos en poderosos hilos. Estaba más allá de su poder unirlos a su armonía anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.