El gran secreto: Capitulo II

Thais y Carlin, dos Reinos totalmente diferentes y en una guerra constante por tierras abandonadas. Por un lado Thais que era liderado por Tibianus y por el otro Carlin que era reinado por Eloise.

Ambos reinos estaban en guerra por unas tierras, para así obtener más territorio y expandirse, pero estas tierras nunca pudieron ser invadidas por ningún Rey ni Reina, ya que eran oscuras, misteriosas y poco agradables de visitar. 

Tibianus y Eloise pelearon hasta su cansancio llegando a una tregua, ya que lo único similar que tenían estos reinos es que eran igual de poderosos y por ello decidieron acordar una tregua porque cada vez los daños eran mayores para sus reinos y los ponía en peligro de ser invadidos por otros.

Una noche uno de los elfos secuestrado por las malévolas criaturas que habitaban en estas tierras, logró escapar al Reino Thais del Rey Tibianus, para entregarle el antiguo testamento que era parte de esas tierras misteriosas por las que ambos reinos estaban peleando y dicho testamento, hablaba de un antiguo Reino que era gobernado por una familia, en la que el Rey y la Reina desaparecieron en un viaje en barco a unas islas y el Reino quedó en manos de sus 2 hijas, Idalia y Reah.

El secreto era que estas tierras estaban divididas en dos ya que por las diferencias de estas hermanas decidieron separar su reino y fundar su propio reino cada una, pero esto no tenía contenta a Reah y preparó un ataque de magia negra con ayuda de sus súbditos que la seguían más por miedo y no por lealtad, logrando así acabar con la vida de su hermana, la Reina Idalia y arrebatándole su reino.

El elfo también mencionó que Reah antes de morir para seguir causando terror en su reino, lanzó un hechizo que ocasionó las ruinas de estas tierras y ocasionando desastres en otros reinos sin dejar rastros para ocasionar guerras y nutrirse del odio.

También le pidió ayuda al Rey para darle la libertad que merecen los elfos y las hadas que estaban siendo sometidas por las criaturas de Reah, pero por la dura guerra que tuvo con Eloise debido al hechizo de Reah, su reino no estaba en condiciones para otra guerra y por ello decidió enviar a su mensajero para poner a Eloise al tanto y proponerle hacer una alianza para luchar contra el mal que había ocasionado Reah.

Eloise al escuchar la espeluznante historia, envió de inmediato a su ejército para derrotar a estas criaturas creadas por Reah e investigar más para lograr romper el hechizo.

Ambos ejércitos se reunieron en Jakundaf, armando uno de los ejércitos más poderosos de todos los tiempo en la historia de Tibia, logrando derrotar las macabras criaturas que sometieron a los elfos y recuperando poco más de la mitad del Reino Feyrist.

Pero esto no fue suficiente para acabar con el hechizo de Reah ya que su poder permanecía en las profundidades de Roshamuul y para llegar a él debían enfrentarse al príncipe demonio más poderoso de Roshamuul Gaz’Haragoth, pero esto fue imposible para el ejército ya que el poder de este demonio era impresionante y por ello se perdieron muchas vidas en esta guerra por lo que se rindieron y volver a sus reinos, salvando sólo a una parte de las hadas que ahora habitan en Edron y los elfos que decidieron mantenerse con Eloise y Tibianus.

Fue una de las guerras en las que más pérdidas hubo y en cada reino hay un cementerio en honor a ellos.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.