El despertar de las hadas: Capitulo III

Luego de la guerra y todo el caos, los habitantes del Reino Feyrist lograron adaptarse y vivir tranquilos, también algunas hadas y elfos decidieron volver a Feyrist para seguir con sus vidas. El hechizo de Reah seguía vigente y las criaturas macabras ya no eran tan fuertes, también Feyrist estaba protegido por la magia de las hadas e Idalia, así que podían vivir en paz.

La flora de Feyrist empezó a florecer más de lo normal, con colores llamativos y la magia de Feyrist empezaba a notarse cada vez más, pero esto era un tanto extraño para los habitantes ya que en el Reino, ni en sus momentos más vivos la flora había llegado a ese punto, pero las hadas lo disfrutaban

Un día no muy normal, ya que los árboles y las flores se tornaron de un color rosa intenso y llamativo, las alas de las hadas comenzaron a brillar y esto sólo ocurría por sólo un motivo, Aylie era el motivo.

Pero ¿Quién es Aylie?

Aylie fue un hada poseedora de maravillosos dones, con un brillo único y encantador, con sus colores rosas erradicaba encanto.  Ella nació en la antigua Feyristopia, varios pétalos de rosas cayeron en el polvillo mágico y con ayuda de una ninfa se llevó a cabo su creación.

Todas las hadas de todas las áreas se reunieron para presenciar su magnifica creación. Aylie creció, pero sus alas no.

Ella era un hada única, ya que no podía volar, sus alas nunca crecieron, causándole un gran dolor. Ella se sentía frustrada, ya que un hada sin alas, era algo totalmente ilógico y por ello decidió abandonar Feyristopia en búsqueda de nuevas cosas.

Aylie al abandonar Feyristopia, también abandonó a sus pequeñas e inútiles alas. En su búsqueda de cosas nuevas conoció a un hechicero llamado Zoltan y decidió aprender muchísimas cosas de él en el Reino Edron.

Zoltan convirtió a Aylie en una hechicera, en la Academia de Magia de Edron, pero esto no era suficiente para Aylie y decidió ir por más. 

Aylie participó en muchas guerras contra malignas criaturas y esto la llenó de experiencias, con sus habilidades con la magia logró ganar muchísimas de ellas, convirtiéndose en la única elementalista debido a que sus dones mágicos que obtuvo mientras era un hada de la naturaleza le brindó mucho más poder.

Su gran capa la usa para ocultar la pérdida que tuvo de sus alas, junto a eso tiene un enorme bastón, esto es lo que le da más poder de lo que tiene. 

Aylie un día decidió abandonar su hogar en el Reino Edron e ir por nuevas aventuras, pero nunca se supo más de ella.

Hasta el día que decidió reaparecer en su antiguo hogar en el Reino Feyrist y dejar asombradas a todas las hadas y elfos ya que nunca volvieron a ver a Aylie desde ese día que decidió abandonar Feyristopia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.